DONDE SIEMPRE ES MEDIANOCHE
Pez de Plata, 2018
Una novela que divertiría a Woody Allen, intrigaría a Dashiell Hammett y alucinaría a Philip K. Dick.
versión inglesa versión francesa
 
 
 

La novela sobre los entresijos del periodismo de investigación más original que he leído en mucho tiempo.
Carlos Quílez, LA SEXTA

Deslumbrante filigrana narrativa.
José Ignacio García, ABC

Una distopía repleta de humor neurótico.
ZENDA

Donde siempre es medianoche es una novela que escapa a las etiquetas convencionales. Es una novela negra, una comedia, una distopía, una obra crítica. Y, a la vez, no es nada de esto. Hay que abrirla y descubrir esta explosión de riqueza lingüística al servicio de la ironía.
Carlos Augusto Casas, DIARIO PÚBLICO

Un marco sumamente original para la fiesta del lenguaje que se desarrolla desde la primera página, y cuya riqueza verbal e irónico tono acredita los variados recursos del autor a la hora de asombrar a los lectores con sus distopías futuristas y presentistas referencias, empastando la novela en un sarcástico trasfondo de moralidad invertida y conculcación de valores. Un mundo al revés, pero una literatura con derecho a ganarle el juicio a la indiferencia".
Juan Bolea, EL PERIÓDICO DE ARAGÓN.

"El gusto por la distopía, en la novela, es también una consecuencia de la entrada en este nuevo mundo complejo, en el que la falta de creencias, consistentes, se suple con la confusión, la extrañeza, lo tenebroso y el encuentro con un mundo sin luz. En este sentido, les recomiendo el último libro de Luis Artigue Donde siempre es medianoche. Un texto en el que las tinieblas sirven para iluminar una posible salida, que siempre será singular o no será".
Luis Salvador López-Herrero, DIARIO DE LEÓN.

Una novela que amplía los horizontes literarios mediante la inventiva y el humor.
Tino Pertierra, LA NUEVA ESPAÑA

La nueva novela de un escritor virtuoso.
Julio Ángel Olivares, UNIRADIO JAÉN

«Donde siempre es medianoche, una novela negra o fantástica o gótica o neurótica o de ciencia ficción o de humor o de terror o lo que coño sea en función de unas categorías ya obsoletas. El orden de los géneros no altera el producto: la última novela de Luis Artigue (1974) sólo puede ser catalogada de valiente, porque nace con la infrecuente convicción de que la literatura es sinónimo de libertad, y que la única función del lenguaje literario es hacer estallar los paradigmas. Se incluye así en la breve serie de novelas españolas que superan la experimentación formal del siglo XX, la autoficción del XXI, las cajas destempladas de los géneros literarios y los conatos de puño en la mesa que confunden provocación y compromiso»
Alfonso Larrea, IMAGO BLOG

"Donde siempre es medianoche" del leonés Luis Artigue, un autor que enamora con su humor e invita a leer todo lo que escribe, con esa mezcla de inteligencia, lenguaje preciso, crítica social, misterio y su típica comicidad.
EL DÍA DE ZAMORA

Donde siempre es medianoche es algo más que un eficaz y divertido artefacto narrativo, construido con un sentido del ritmo y una agilidad en los diálogos propios de la novela negra y del cómic. No es casual que el telón de fondo de la novela sea la crisis económica y la agitación social que emerge en las manifestaciones de protesta en la ciudad nocturna. El lector percibe entonces el contenido simbólico y alegórico de su argumento y sospecha que hay conspiraciones que producen oscuridades desde otras instancias no menos ocultas, no menos malignas que las de la noche perpetua de Silenza.

Santos Domínguez, REVISTA ENCUENTRO CON LAS LETRAS

"La forma y el estilo que Artigue utiliza creo que no está al alcance de muchos. La locura plasmada en la genialidad de sus personajes, el ambiente oscuro, las mil y una frases memorables… todo ello compone un conjunto de indestructible maravilla".
Ruy Vega, LA NUEVA CRÓNICA

«Donde siempre es medianoche, una de las mejores novelas que he leído este 2018, original y definitiva en el enfoque del mundo que nos propone, comprometida con la actualidad a la forma metafórica de Camus y creativa hasta la fiesta del lenguaje. Hay condena y fuego, poesía y redención en esta oscuridad. Si la lectura salva, tocaremos la fiebre del amanecer».
Joaquín Pérez Azaústre, DIARIO CÓRDOBA

 
     
 

CONTRAPORTADA

“El Sabueso Informativo”, un fotodetective hipocondríaco que investiga y visibiliza noticias-bomba, acaba de ser enviado a Silenza (Italia) para que documente los efectos producidos por cierto fenómeno insólito: hace casi un año que en esa ciudad no amanece.

El viaje cobra un sentido inesperado cuando, durante sus merodeos para hacer acopio de datos, fotos, soplos y pistas, el Sabueso se topa con una mujer fascinante experta en matemáticas llamada Elisabeta.

Lejos y cerca de ella y de su exmarido (un catedrático de astrofísica inasequible a la norma), de un psicoanalista argentino tan perceptivo que asusta y de un comisario de policía corrupto que promueve la depuración ideológica, el neurótico Sabueso tomará contacto tanto con Silenza como con las preguntas que suscita su oscuridad.

¿Por qué los científicos ocultan la razón por la que la noche de Silenza es perpetua? ¿Dará el Sabueso con el paradero de un premio nobel de astrofísica que trabaja escondido en la ciudad y podrá fotografiarle y entrevistarle? ¿Descubrirá la identidad de Anticristo Superstar, el líder de una peligrosa secta apocalíptica que capta indignados?

Ejerciendo su trabajo tan detectivesco como periodístico el Sabueso se encontrará con que Silenza es un enclave estremecedor no exento de crueldad, acción continua, turbiedad moral, dolor, venganza y villanos complejos.

Y se verá superado por una mujer de la que no puede pasar por mucho que lo intente.

He aquí una novela que intrigaría a Dashiell Hammett, que aterraría a Cormac MacCarthy, y que divertiría a Woody Allen.

 
     
 

INICIO DEL LIBRO

a